Lección anterior Completar lección y continuar  

  Amazon Marketplace

¿Qué es Amazon Marketplace?

Imagina Amazon como un enorme centro comercial. En el caso de adscribirte a este modelo de venta lo que estarás haciendo será acceder a un local en el que comercializar tus productos dentro de ese centro.

Como esa filosofía El Corte Inglés: Ellos tienen los edificios y el tráfico generado por su marca y su publicidad y tú montas la tienda Chanel, Dior o Estée Lauder en su planta baja, siempre con su permiso y previo pago.

Amazon Marketplace funciona como El Corte Inglés, marcas que pagan por estar en sus centros comerciales



Tú tienes tu negocio que gestionas de la manera que consideras conveniente y utilizas Amazon como un canal más de comercialización. De ti depende el nivel de impacto que le quieras dar sobre el global de tu negocio.

Tienes total libertad para fijar tu política de precios, gestionar stocks y eres el responsable final de cara al cliente: a ti te corresponde tratar directamente con ellos. Dependiendo de tu performance, Amazon decidirá si pasas el corte para seguir vendiendo o no en su tienda.


Opciones de fulfillment en Amazon Marketplace

En cuanto a la logística, almacenamiento y envío puedes optar por ocuparte tú del asunto o gestionarlo vía Amazon. Esto último es lo que en Amazon se conoce como fulfillment by Amazon

Si traducimos literalmente esta palabra del inglés el término es: “cumplimiento” y define bastante bien a lo que nos referimos, es una forma de identificar quién tiene la responsabilidad sobre la logística, el almacenaje, gestión del envío, devoluciones y servicio al cliente en general.


Existen dos tipos de fulfillment:


  • Fulfilled by Merchant: control total y responsabilidad directa sobre el envío y entrega por parte del vendedor. Obviamente esto no es lo que más le gusta a Amazon que se obsesiona con el control y la experiencia de compra, de hecho los productos FBM difícilmente serán elegidos para participar en el programa Prime.


  • Fulfilled by Amazon: el famoso FBA. En este caso delegamos toda la gestión de los pedidos directamente en Amazon. Tenemos que asegurarnos de enviar a sus centros logísticos todo el stock necesario y dejar que se ocupen del almacenaje, manipulado, envío, devoluciones, atención al cliente en varios idiomas... Como es evidente esto conlleva un coste pero, siendo sinceros, no es muy diferente al que tendría gestionar todos estos extremos con un tercero y tiene la enorme ventaja de hacer que Amazon nos mire con buenos ojos (entrando en Prime y mejorando el SEO, por ejemplo). Además, los precios de envío son súper competitivos y no tienen competencia. Enviar una mesa a Alemania puede rondar los 6€ y, además, tienes la ventaja de que si llama el cliente alemán con un problema, FBA cuenta con alemanes nativos para atender a dicho cliente. Suena bien, ¿no? Parece ser tan bicoca como en su día fue el dropshipping. Es por eso que se ha puesto muy de moda usar FBA.


¿Amazon Retail o Amazon Marketplace?

Esta decisión entre Retail y Marketplace no debe tomarse a la ligera. Para empezar ten en cuenta que para el usuario el proceso de compra resulta bastante opaco en cuanto a vendedores.


El usuario no acostumbra a distinguir AZ Retail de AZ Marketplace


La percepción general es que compran en Amazon no en tu tienda, así que en ese sentido el comprador no aprecia una gran diferencia. Ah, y ese cliente siempre será de Amazon, olvídate de hacer acciones comerciales utilizando sus datos, puesto que te echarán de Amazon.


Por otra parte cualquier modelo de venta aplicado en Amazon implica necesariamente hacer concesiones. Siendo Retail limitas tu negocio, siendo Marketplace te la juegas a chocar con sus normas que no son nada imparciales.

 Cualquier modelo de venta en Amazon conlleva concesiones



Puedes acabar con tu producto compitiendo contra el propio Amazon, con la importación paralela o, directamente, baneados del marketplace en el momento en el que decidan que no quieren asumirte como competidor. Un buen ejemplo, aunque bastante extremo, es el de lo que ocurrió con Toys R Us que pasó de tener un contrato de exclusividad en la venta de juguetes a estar fuera (lo que ha tenido que ver con su quiebra de manera determinante).